Pequeñas hormigas mundanas, enormes insectos utópicos: Las obras mirmecológicas de Yukinori Yanagi

Concepción Cortés Zulueta

Resumen


En 1989 el artista japonés Yukinori Yanagi (1959) hizo su primera granja de hormigas usando banderas mundiales, a la que seguirían otras versiones. En estas obras, Yanagi reubicaba una colonia de hormigas local que destruía el dibujo de las banderas y creaba otras nuevas con la arena coloreada que las componía. Durante los primeros 90 las lecturas de la serie se teñían de un optimismo que se diría derivado de la caída del muro de Berlín y saludaban una globalización en la que las fronteras parecían diluirse para bien. Mientras, la postura de Yanagi era ambivalente y evolucionaría con el tiempo. En paralelo, desarrolló otra serie en la que se convertía en alumno de una única hormiga -y ésta en su maestra-, siguiendo y registrando sus movimientos durante horas. Cercano ya el siglo XXI Yanagi abandonó las grandes ciudades y trató de materializar sus visiones artísticas, antes simbólicas, transformando entornos ecológicamente degradados o pequeñas comunidades. Así, su trayectoria configura una trama de reflexiones y agencias (la de Yanagi, la de los insectos) desplegada entre ejes como micro (hormigas) y macro (el planeta); colectivo (sociedad, colonias) e individuo; simbólico y real; global y local; dimensiones que se entremezclarían y confundirían. En este texto pretendo abordar estos aspectos de la obra de Yanagi, así como reflexionar sobre el rol que las diferencias de escala, número y similares tendrían en la configuración de ciertas utopías; sobre todo en aquéllas, muy abundantes que implican la presencia o la observación de insectos sociales como abejas, y en especial, hormigas.


Texto completo:

PDF


DOI: http://dx.doi.org/10.1344/reg.2016.1.277-315

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


RCUB revistesub@ub.edu Avís Legal RCUB Universitat de Barcelona