Fiscalidad y turismo en la República Dominicana

Félix Jiménez

Resumen


La asignación incorrecta e injusta de recursos presupuestarios al sector turístico ha sido históricamente la causa del déficit acumulado por el desarrollo de las infraestructuras en esta área tan vital para el progreso de la sociedad dominicana.
Este déficit llegó a poner en peligro la sostenibilidad de la industria turística dominicana, un sector que si en ese momento generaba más del 51% de las divisas y proporcionaba al Estado una recaudación de más de 3.600 millones de pesos, sólo recibía en promedio un 2.8% de los ingresos fiscales relacionados con el turismo.
Sin embargo, el examen exhaustivo e histórico de la evaluación tanto de la demanda como de la oferta turística dominicana, permite llegar a la conclusión de que el “déficit”, en realidad, fue producto del modelo de desarrollo turístico adoptado hace 35 años: el enclave, el cual no contempló en ningún momento el desarrollo integral
de los destinos, ni la integración de las comunidades al mismo. No obstante, el modelo era ideal para un estado pobre, pues las inversiones en infraestructuras en zonas turísticas se limitaban a las imprescindibles: aeropuertos y carreteras que los conectaran con los enclaves, y en algunos casos agua potable. El modelo probó ser exitoso a lo largo de casi 30 años, hasta que la evolución misma de la demanda y el tamaño alcanzado por el sector hizo necesario delinear un nuevo modelo. A partir del año 1999 la SECTUR formuló el Plan Estratégico de Desarrollo Turístico, incorporando el concepto de “desarrollo sostenible”, cuyos resultados son hoy día ostensibles.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Copyright (c) 2017 Ara: Revista de investigación en turismo

RCUB revistesub@ub.edu Avís Legal RCUB Universitat de Barcelona