"The Village". La censura de la taquilla y el bosque controlado

Juan Vaccaro

Resumen


Cuando uno acude a la ópera, no se siente decepcionado ante el maquillaje excesivo del tenor o el paisaje tirolés pintado en una mala acuarela. La virtud no está en el envoltorio, eso nadie lo discute. El cine, para bien y para mal, es un arte y un espectáculo menos elitista que la ópera: casi todo el mundo puede costearse una entrada al cine y existe una amplia y publicitada oferta. La desventaja aparece cuando la excelencia se convierte en exigencia. Es decir, como el cine es un fenómeno popular aparte de un arte, se exige a los cineastas que arriesguen lo menos posible para llegar a todos los públicos o, acaso, si pretenden ser rupturistas, que se olviden del cine, de la dirección y de todo lo relacionado con el séptimo arte y devengan personajes programados para entusiasmar a los cronistas de los festivales.

Texto completo:

HTML

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.
RCUB revistesub@ub.edu Avís Legal RCUB Universitat de Barcelona