La vida de Pi, de Ang Lee: Naturaleza y mística.

Jordi Puigdomènech López

Resumen


Tradicionalmente, las diferentes manifestaciones geográficas de la cultura asiática han coincidido en llevar a cabo una síntesis integradora entre distintos elementos ligados a la naturaleza y a la religión. Ya sea en la India, Nepal, China o Japón, los mitos, las leyendas y los cuentos populares abundan en referencias a la estrecha relación existente entre la naturaleza y la divinidad. En algunos casos, incluso, la síntesis entre ambas instancias desemboca en una visión panteísta de la realidad; es decir, en la identificación de la naturaleza con la divinidad, al modo como la definieron en Occidente pensadores como Plotino, Giordano Bruno o Spinoza. Por su parte, el panteísmo en Oriente ha desarrollado una forma de espiritualidad según la cual toda la naturaleza está animada por un hálito divino. Otras concepciones consideran que los seres naturales vienen a ser como el cuerpo físico de Dios, y como tal sus diferentes manifestaciones deben ser respetadas y veneradas adecuadamente. Doctrinas hindúes y budistas mezclan diferentes formas de panteísmo en libros sagrados como los Upanishads, el Bhagavad Gita o los Vedas. En el caso de este último, la divinidad aparece representada como un mar que envuelve toda la diversidad de las manifestaciones del ser, tal y como muestra la fábula puesta en imágenes en La vida de Pi.

Texto completo:

HTML

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.
RCUB revistesub@ub.edu Avís Legal RCUB Universitat de Barcelona