Barcelona, 1802. Manuscritos de la Biblioteca Palatina de Parma y su visión artística de la ciudad.

Laura García Sánchez

Resum


En el año 1802, Barcelona se convirtió en punto de encuentro de las familias reales española y napolitana, desplazadas para asistir al enlace matrimonial de sus hijos. La elección de la ciudad como punto de intercambio de los prometidos significó un gran desafío para las autoridades barcelonesas de entonces, que se vieron obligadas a solventar multitud de cuestiones a fin de hacer cómoda y factible la presencia de tan ilustres huéspedes. Uno de los aspectos que tuvieron que afrontar fue el de una modélica reforma urbanística a todos los niveles, desde el empedrado de las calles a problemas relacionados con la higiene de la ciudad o de la llegada del agua. La plaza de Palacio, punto de residencia de la familia real española (Palacio Real), la napolitana (Palacio de la Aduana Nueva) y del primer ministro Manuel Godoy (Casa Lonja) fue uno de los enclaves más remodelados. El resultado no fue tan sólo orgullo de los participantes, sino que quedó reflejado incluso en las impresiones escritas por visitantes foráneos y cronistas del viaje real.

Text complet:

PDF (Español)

Enllaços refback

  • No hi ha cap enllaç refback.




Copyright (c)

RCUB revistesub@ub.edu Avís Legal RCUB Universitat de Barcelona