Intervención del coordinador de parentalidad en salud mental

Autores/as

  • Gloria Terrats Ruiz

DOI:

https://doi.org/10.1344/anpsic2019.49.15

Palabras clave:

Coordinador de parentalidad, salud mental, personalidad, divorcio conflictivo, coparentalidad

Resumen

Estudios recientes sobre competencias parentales después del divorcio señalan que la sensibilidad es uno de los ingredientes significativos en el desarrollo de una relación sana entre un padre y sus hijos. Esta sensibilidad se basa en la capacidad de los padres para poder reflexionar sobre los estados emocionales de sus hijos de una forma reflexiva y no defensiva. Sin embargo, los padres con una enfermedad mental no tratada o en situaciones de estrés continuado (casos de divorcio) pueden perder esta sensibilidad, como resultado de sus propias preocupaciones y de su necesidad de bienestar. Los trastornos de personalidad en los progenitores se manifiestan con frecuencia en coordinación parental. Se trata de un patrón persistente de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del sujeto, es un fenómeno generalizado, estable en el tiempo y conduce a la angustia o deterioro de las relaciones interpersonales. El coordinador de parentalidad debe estar alerta a la hora de obtener un diagnóstico profesional y un tratamiento adecuado que permita asegurar la protección del menor. 

Descargas

Publicado

2019-12-09

Número

Sección

Artículos