Nacionalismos en la pintura de Francisco de Goya

Helmut C. Jacobs

Resum


Se analizan las obras de Goya El dos de mayo de 1808 y El tres de mayo de 1808 en cuanto a la representación de nacionalismos e imágenes del enemigo. Se mostrará que a Goya no le interesaba la confrontación de las dos naciones, la francesa y la española. Por el contrario, evitó subversivamente la confrontación de dos enemigos en tiempo de guerra mediante ciertos mensajes ambiguos, con los cuales intentó producir dos obras de arte que deberían expresar de forma universal el anhelo de paz y el rechazo a la violencia y la guerra. La escena con los mamelucos en la primera pintura, una alusión a la Reconquista, da al tema una dimensión histórica. El segundo lienzo, con sus indicios religiosos, sirve a Goya como refutación de la imagen del enemigo en el contexto de la leyenda negra: aquí los españoles no son los conquistadores que aniquilan a las otras naciones, sino las víctimas. El análisis de la metáfora de la luz de la segunda pintura mostrará que los franceses ya no representan la Ilustración y la innovación, sino que el pueblo español acoge y desarrolla las ideas ilustradas porque está dispuesto a luchar por su autonomía y libertad, aun a costa de su propia existencia.


Text complet:

PDF (Español)

Enllaços refback

  • No hi ha cap enllaç refback.
RCUB revistesub@ub.edu Avís Legal RCUB Universitat de Barcelona