Migraciones hacia La Habana. Efectos en la conformación de su ambiente social

René A. González Rego

Resumen


Del efecto social de las migraciones hacia la ciudad, se puede afirmar, sin temor a dudas que la capital cubana se ha estado convirtiendo en una urbe de inmigrantes, tan es así que si en 1977 el 40,7 por ciento del crecimiento poblacional se debía al saldo migratorio interno, ya en el período 1989-93 este representaba el 74 por ciento del mismo, a lo que se une el hecho de que en 1995 el 53,6 por ciento de las viviendas contaba con al menos un inmigrante. A partir de los resultados de la Encuesta Nacional de Migraciones Internas de 1995 y teniendo en cuenta la estructura por sexos y edades, racial, laboral y según lugar de procedencia de los inmigrantes hace pensar en la influencia de los mismos en el entorno citadino, ya sea por la introducción de hábitos, costumbres, formas de comportamiento ajenos a la ciudad, así como por las características de la vivienda, elementos que contribuyen a diferenciar el ambiente social de la urbe desde el punto de vista espacial, a lo que se unen además las dificultades que se crean en el normal desenvolvimiento de la ciudad a partir de las condiciones económicas que impiden absorber a los miles de inmigrantes anuales, dadas las dificultades en satisfacer las necesidades de empleo, viviendas y servicios entre otros a los recién llegados.

Palabras clave


saldo migratorio interno; estructura social; composición social

Texto completo:

HTML


Copyright (c)

RCUB RCUB Declaració ètica Avís Legal Centre de Recursos per a l'Aprenentatge i la Investigació Universitat de Barcelona