La plaga de la langosta. Permanencia de un riesgo biológico milenario

Antonio Buj Buj

Resumen


Los inicios del siglo XXI no han podido ver la erradicación de las plagas biológicas ni la de las enfermedades infecciosas. Las primeras siguen teniendo graves implicaciones para el aprovechamiento de los recursos naturales en todo el planeta, las segundas siguen afectando gravemente a la salud de la mayor parte de la humanidad. La incidencia de ambas es asimétrica: algunas regiones del mundo, las más pobres, concentran la mayoría de sus daños. Todo esto contrasta con el optimismo de una parte de las elites científicas en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial que creían ver en la actividad científica la panacea para acabar con las plagas y enfermedades infecciosas. Sin desdeñar en absoluto a la ciencia, posiblemente no se tuvieron en cuenta otros factores, especialmente los relacionados con la organización social. La falta de políticas preventivas contundentes en la lucha contra las plagas ha sido, sin duda, la responsable de su permanencia. En el marco de este X coloquio Geocrítica sobre los diez años de cambios en el mundo, en la geografía y en las ciencias sociales, pretendemos reflexionar sobre los cambios y las permanencias en la lucha contra la plaga de la langosta, enmarcándola en el contexto global de la lucha contra los riesgos biológicos.

Palabras clave


plagas de langosta; enfermedades infecciosas; geografía; ciencias sociales; organización social

Texto completo:

HTML


Copyright (c)

RCUB revistesub@ub.edu Avís Legal RCUB Universitat de Barcelona