La conciencia de la higiene urbana en una Barcelona ahogada

Marie el Haddad

Resumen


El casco antiguo de Barcelona ha estado sufriendo de sobrepoblación, congestión y varios brotes epidémicos que aumentaron la vigilancia y preocupación por la higiene urbana. Uno de los primeros intentos comenzó cuando Carlos III y Carlos IV emitieron Reales Decretos relativos a la exhumación de los cementerios. El primero prohibió el entierro junto a iglesias y hospitales e impuso la conversión de los existentes en plazas públicas, y el segundo permitió la construcción de cementerios extramuros lejos de las zonas pobladas. Esto dio paso a muchos de los espacios abiertos de Barcelona y plazas de pequeña escala. La segunda intención de crear espacios públicos se aprovechó de la desamortización de bienes eclesiásticos, como la Ley de Álvarez Mendizábal (1834-1837) en particular, y la quema de conventos en 1835, cuando la Iglesia Católica perdió gran parte de sus conventos, iglesias y colegios reconvertidos en nuevos edificios, calles y plazas.
En el siglo XIX, España también fue testigo de un movimiento higienista y varios médicos y científicos fueron prominentes incluyendo Pere Felip Monlau que discutió a fondo la higiene en todos sus aspectos. España, y Barcelona en particular, experimentaron grandes olas de inmigración procedentes de las zonas rurales en busca de trabajo, y un crecimiento industrial masivo. En la década de 1850 se convirtió en un núcleo antiguo superpoblado, cada vez más denso, poco saludable y degradado, cae de una tensión política y social inestable. Básicamente, el casco antiguo era sofocante dentro de sus propias murallas. Monlau, al igual que Cerdá después de él, nos describe en sus escritos las drásticas condiciones de vida, los espacios ocupados y edificios muy altos, la falta de infraestructura sanitaria, agua potable, luz solar y ventilación. Pone el énfasis en la importancia de crear espacios abiertos, plazas y jardines y su impacto en la mejora de la higiene urbana. Llamó a la demolición de la muralla del casco antiguo y la expansión hacia la reserva de suelo urbano del Plan de Barcelona. Después de muchos debates la destrucción de las murallas comenzó en 1854 y duró hasta 1868.

 


Palabras clave


Barcelona; Higienismo; Murallas; Monlau; Cerdà

Texto completo:

PDF (English)

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional.
RCUB revistesub@ub.edu Avís Legal RCUB Universitat de Barcelona