CALLE DE LA AMARGURA: HACIA UNA RENOVACIÓN URBANA CON ACTIVIDAD HUMANA

Karla Barrantes Chaves

Resumen


Esta ponencia busca exponer el proceso de intervención urbana que desde el 2005 se lleva a cabo en un espacio de Montes de Oca - Costa Rica conocido como la “Calle de la Amargura”, mediante el proyecto multidisciplinario denominado “Trabajo Comunal Universitario (TCU):Calle de la Amargura hacia una renovación física, recreativa y cultural” de la Universidad de Costa Rica (U.C.R).
La “Calle de la Amargura” se ubica a la entrada de la U.C.R, es un referente nacional debido a su connotación negativa, por años ha sido reconocido como un espacio descuidado, con delincuencia y drogas. Los usos en esta calle se transforman con facilidad, cuenta con bares y actividades propias de la vida universitaria: restaurantes, fotocopiadoras, librerías y cafés.
Hace más de 20 años fue un espacio de tertulia y discusión, pues su cercanía a la U.C.R le ha conferido un potencial privilegiado como espacio de reunión, sin embargo, poco a poco ha perdido diversidad y se ha transformado en un área de bares con una única oferta de entretenimiento para la juventud.
Debido a la evidente necesidad de reactivación urbana, se abordó como uno de los temas del Informe Nacional de Desarrollo Humano “Venciendo el Temor” (PNUD,2004), donde el Programa de Investigación en Desarrollo Urbano Sostenible (ProDUS-UCR) elaboró el informe “Calle de la Amargura hacia una renovación urbana con diversidad de oportunidades”, parte de las conclusiones arrojaron la necesidad de generar toda una plataforma de actividades humanas que brindaran espacios para la convivencia y recreación, para diversificar actividades y usuarios (as), abordando la seguridad ciudadana desde la prevención situacional y abriendo espacios para la expresión y creatividad.
Así las cosas, nace en el 2005 el TCU Calle de la Amargura hacia una renovación física, recreativa y cultural, con el propósito de revitalizar esta área mediante una alternativa multidisciplinaria e interinstitucional. Este proyecto ha contado con estudiantes de arquitectura, ingeniería civil, ingeniería eléctrica, historia, antropología, ciencias de la comunicación colectiva (periodismo, relaciones públicas y producción audiovisual), artes plásticas (pintura, escultura, artes gráficas), artes dramáticas, artes musicales, salud ambiental, filología, educación física, orientación, sociología, historia del arte.
El trabajo se basa en equipos multidisciplinarios estructurados en tres ejes: regeneración física, actividades recreativas, capacitación comunal y vinculación con actores sociales. Debido a la insuficiencia de espacios abiertos con influencia directa sobre esta área, se cierran temporalmente calles para desarrollar ahí actividades lúdicas.
Por otra parte, al estar fuera del campus universitario, se articularon esfuerzos con diferentes instituciones, especialmente con el gobierno local, que inicialmente fue uno de los promotores del proyecto, pero los cambios de administración obligaron a “renegociar” los términos de su ejecución.
Al inicio tuvo dificultades: la incredulidad de que este espacio tuviese una esperanza de recuperación y la molestia que genera para el tráfico vehicular el cierre temporal de algunas calles, pese a esto, el proyecto ha crecido y madurado con los años.

Una de las claves de su éxito han sido las alianzas, las experiencias de distintas agrupaciones e instituciones y por supuesto la iniciativa y entusiasmo de los estudiantes de distintas disciplinas que lo componen. Como parte de las actividades que se han desarrollado están: conciertos, teatro, baile, talleres para la comunidad (percusión, historia del arte, dibujo, ¿cómo hablar en público?, objetos con material de reciclaje, patrimonio tangible e intangible, guitarra, mitología griega, entre otros), torneos deportivos, exhibiciones, cine, ferias (salud, artesanía), juegos tradicionales, carreras de atletismos, entre otras.
En el año 2010 se integró al proyecto “Redes para la convivencia comunidades sin miedo” gestionado por PNUD-ODM, como parte de esta iniciativa se integró activamente en la agenda cultural y de espacios públicos. Las alianzas que surgieron como parte de la experiencia generaron un proyecto complementario denominado “Disfrutando la Amargura”, que surgió a finales del 2012, como una alianza entre el TCU Calle de la Amargura, colectivo Pausa Urbana y el TCU Arte Público, esta iniciativa ha sido apoyada presupuestariamente por la vicerrectoría de Acción Social de la U.C.R. Parte de las innovaciones han sido la intensificación de actividades recreativas en este eje, la intervención física con obras artísticas, cine al aire libre, la involucración del comercio aledaño y ampliación de la oferta nocturna.
Uno de los grandes objetivos de este proceso es generar la apropiación del espacio público por parte de usuarios y usuarias de la Calle de la Amargura y servir como plataforma para ejecutar las distintas iniciativas, donde poco a poco se dependa menos del equipo facilitador y la comunidad se adueñe del espacio urbano que le pertenece.


Palabras clave


renovación urbana; Calle de la Amargura; Actividades Lúdicas; seguridad ciudadana; TCU; TC-519; EC-362

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional.
RCUB revistesub@ub.edu Avís Legal RCUB Universitat de Barcelona