Los arquitectos Arniches y Domínguez: Ideas y autorías compartidas

Martín Domínguez Ruz, Pablo Rabasco

Resumen


Resumen del Editor de On the w@terfront


Los arquitectos Arniches y Domínguez: Ideas y autorías compartidas


El 10 de Noviembre de 2017, publicábamos el trabajo de Concha Diez-Pastor “Arquitectura y Documentos. Mapa documental para el estudio de la arquitectura y las obras de Carlos Arniches”.
Según la autora, en los últimos quince años, nuevas investigaciones documentales sobre los edificios de la primera etapa profesional de Carlos Arniches y Martín Domínguez –miembros destacados de la madrileña “Generación del 25”–, desvelan la conveniencia de rectificar el relato histórico en lo relativo a la autoría de algunos de los edificios que estos arquitectos realizaron, tanto por separado como conjuntamente. Las contradicciones y escasa coincidencia entre fuentes primarias y secundarias, en gran medida resueltas gracias a una intensiva investigación documental y archivística, comprometen el papel que éstas han jugado en el relato histórico de los hechos.
Algunas investigaciones previas sobre estos arquitectos pusieron de manifiesto la relevancia de la autoría a la hora de analizar las obras de arquitectura, sugiriendo la conveniencia de profundizar en aquella vía de investigación. Antes de 1936, Arncihes y Domínguez habían trabajado en algunas obras como socios. Sin embargo, como demuestran las pruebas y documentos de archivo, no todas sus obras fueron conjuntas, y las que lo fueron no siempre se atribuyeron debidamente a su autor real.
Para la autora, el contexto, será clave para entender el material documental y de archivo recabado, mediante una exhaustiva evaluación que incluye los puntos de vista histórico y cultural. Como conclusión su trabajo desvela la autoría “real” de estos trabajos puestos bajo el foco de la investigación, y permite asentar los hechos y preservar sus valores y su alcance histórico.
El trabajo de la autora se basa en el estudio de una carta de Arniches aceptando el puesto de Arquitecto director de la Junta de Ampliación de Estudios y en el Currículo Vitae que Domínguez presenta en la Universidad de Cornell. Desde el punto de vista de quien escribe, el despliegue argumental de la autora para realizar la evaluación documental de los dos documentos, tiene una gran dosis de pesquisa antropo-psicológica (valoración de escritura, valoración de los que podríamos llamar historia de vida, etc) partiendo de un axioma “La firma del arquitecto en planos, documentos y proyecto determina la autoría de las obras de arquitectura en todos los casos” (p.23).
Ya les gustaría a los directores de museos, coleccionistas y marchantes de arte que este axioma fuera cierto. Existen firmas que validan un trabajo no realizado, hay trabajos realizados que no soportan la autoría en la firma. Sin ir más lejos esto sucede, incluso, en la publicación de artículos y textos en el entorno académico y científico, por no hablar de la problemática de autoría en el campo de las patentes.
En definitiva, según el procedimiento de trabajo de la autora, algunos de los trabajos en coautoría con Arniches que Martín Domínguez cita en su currículo en Cornell no se corresponderían con la “verdad”, al no aparecer la firma del arquitecto. El artículo plantea que estaríamos frente a una “falsificación” curricular. Además, en la tabla de la página 30, se listan un conjunto de 24 trabajos que Martín Domínguez relaciona en su currículo, tanto de autoría individual o conjunta con Arniches. Según la autora 16 de estos trabajos implicarían una autoría incorrecta.
Trabajando con Ignasi de Lecea durante cinco años, aprendí que la formalidad y literalidad de los documentos no tiene porqué responder a la realidad, a la “verdad” si entendemos que la correspondencia entre texto y realidad, es un signo distintivo de la “verdad”. Todos sabemos que, en muchas ocasiones, los documentos “falsean la verdad”. Si esto es cierto en documentos oficiales – que podemos considerar fuentes primarias- ¡que no ocurrirá con las fuentes secundarias!, como son las revistas, la prensa o incluso algunos libros de referencia cuyos autores, generalmente de buena fe, no validan suficientemente algunas de las referencias aportadas. Mucho menos cuando es complemente real la imposibilidad de manejar “todas” las fuentes necesarias para concluir fehacientemente sobre un tema dado.
Nos guste o no, la escritura de la historia no sólo depende del correcto manejo de las fuentes, sino, también, del encuadre con el que operamos nuestra mirada sobre los datos y sobre la realidad. El exceso de celo y una falsa actitud positivo científica, nos puede hacer olvidar que “todo es según el color, del cristal con que se mira”.
Poco después de la publicación del artículo Pablo Rabasco y Martín Domínguez Ruz, hijo de Martín Domínguez, se pusieron en contacto con nosotros reclamando y haciendo notar algunas inconsistencias y omisiones importantes en el argumentario del artículo de referencia que afectaban directamente al honor personal del arquitecto Martín Domínguez. Después de varias conversaciones decidimos que era importante que On the w@terfront activara el derecho de réplica para aportar los datos suficientes que permitieran “falsear” las tesis del artículo previamente publicado.
Aquí está esta réplica, aportando más datos — tanto de índole documental como testimonial — a la discusión que permiten evidenciar que, en buena medida, el argumentario del artículo de Diez-Pastor está demasiado sobre determinado por su axioma fundacional y que, por lo tanto, la figura de Martín Domínguez adquiría otras cualidades y dimensiones distintas a las planteadas por la autora.
El presente artículo, es una investigación sobre Carlos Arniches y Martín Domínguez, arquitectos e íntimos amigos que compartieron trayectoria profesional, y estudio en el Hotel Palace, sin interrupción desde 1925 hasta 1936. Con el estallido de la Guerra Civil, la investigación se ve dificultada por la desaparición de numerosos documentos personales, y del archivo profesional de ambos. Nos quedan las publicaciones de época, los archivos de la administración y los de Zuazo y Torroja —con quienes ambos trabajaron—, así como sus obras en España y las posteriores a la contienda, el Currículum Vitae escrito y el gráfico de Domínguez de 1960, y poco más. En estas circunstancias tratándose, en este caso de dos arquitectos de ideas liberales nada bien vistos por el régimen franquista no nos pueden sorprender los equívocos derivados de intenciones espurias, o de investigaciones incompletas.


Palabras clave


Martín Domínguez; Carlos Arniches; Arquitectura; autoría compartida; exilio

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.
RCUB revistesub@ub.edu Avís Legal RCUB Universitat de Barcelona